5 consejos para el cuidado de la higiene bucodental en pacientes con ELA

Mejor sistema de implante dental
24 junio, 2022
Histopatología carcinoma cáncer oral
Las visitas periódicas al dentista son fundamentales en la detección temprana del cáncer oral
25 julio, 2022

La Sociedad Española de Neurología (SEN) calcula que en España se diagnostican al año casi dos nuevos casos de ELA por cada 100.000 habitantes. Es la tercera enfermedad neurodegenerativa más común tras el Alzheimer y el Parkinson. En Clínica Dental Sabrás queremos recordar la importancia de los cuidados bucodentales a las personas que sufren esta patología.

Las personas con ELA deben prestar mucha atención a su higiene bucodental para prevenir complicaciones y patologías orales. Igual de importante es realizar visitas periódicas a nuestra clínica para recibir los cuidados necesarios de forma personalizada.

Según avanza la enfermedad, el cepillado dental se hace cada vez más difícil. Estos pacientes necesitan ayuda para seguir la rutina de higiene diaria. Si la persona enferma de ELA está en fase avanzada puede que ya no coma por la boca. Pero, aún así el cepillado e higiene oral es fundamental.

Los cepillos eléctricos son la mejor opción para personas con alguna enfermedad, discapacidad, problemas o limitaciones para mantener la higiene personal. Para sus familiares o cuidadores será más práctico y eficaz utilizar un cepillo eléctrico, ya que reduce la placa bacteriana un 20% más que otros sistemas. Además, tienen un mecanismo de control de la presión que evita que la abrasión en los dientes: respeta el esmalte dental y las encías de este tipo de pacientes.

Desde Clínica Dental Sabrás recomendamos seguir estas 5 pautas para una correcta higiene bucodental:

– Cepillarse, al menos, dos veces al día durante dos minutos con pasta fluorada.

– Seguir un orden específico del cepillado para no olvidar ninguna zona. Te recomendamos dividir la boca en cuatro cuadrantes (dos para la parte de arriba y otros dos para abajo). En cada cuadrante, debes cepillar todos los dientes y todas las superficies durante 30 segundos, como mínimo.

– Cepillar la lengua. Se recomienda su limpieza tras el último cepillado nocturno, con el cepillo. Existen raspadores que son muy eficaces, también. Esta higiene puede acompañarse del un enjuague específico si te lo prescribimos.

– Una vez al día, usa seda dental o cepillos interdentales, preferiblemente tras el cepillado nocturno. Con el hilo de seda o los cepillos interproximales llegas a zonas donde el cepillo no llega. Donde cabe, es preferible usar el cepillo interproximal.

– Si usas un cepillo manual, elige uno de cerdas de dureza media, con un cabezal no muy grande para llegar a las zonas más internas de la boca. No olvides cambiarlo cada 3 o 4 meses, o antes si has tenido una infección respiratoria o una amigdalitis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *